lunes, 8 de febrero de 2010

TRAJE EGIPCIO (3200 a.C- 1090 a.C)

Como en todos los paises, el clima determina la forma, tejidos, colores .... Con los que se debera confeccionar la vestimenta y sus complementos.
En Egipto el clima fue el indicador básico y fundamental de la moda, de los colores que utilizaron en los tejidos, así como del tipo de tejidos a usar.
Dependiendo de la época de la historia egipcia en la que nos encontremos, veremos que se utilizaban tejidos con varias clases de fibras, colores, formas (modas) y complementos.
En Egipto la producción de lino era muy importante y fue el tejido utilizado durante casi toda la historia egipcia. Otra fibra que se utilizo para elaborar los tejidos fue la lana. Con este producto se creaba la ropa de la casa, así como los abrigos. Pero su mayor utilización fue en la época Copta (S. III a.C.-VIII d.C.). La seda fue el tejido usado en la época ptolemaica y el algodón en la época árabe.
El lino fue la materia prima con la que, desde la época antigua, se elaboraban los vestidos y ropajes varios.
El color básico de los vestidos era el blanco, pero a la vez se tenian algunos hilos, con colores, sobretodo, rojos ó marrones, mangas con los que se creaban formas geométricas que adornaban el vestido o bien se hacian orlas que adornaban los cuellos y de túnicas.

EL TRAJE FEMENINO

Se observa, entre las piezas que componen el traje femenino, la permanencia de formas tradicionales durante milenios.
Un tipo de vestido que se llevo sobre todo durante el Imperio Antiguo y Medio (3200 a 1500 a.C. aprox.), estaba compuesto de dos conjuntos distintos formados cada uno por diferentes piezas: un corpiño corto y ceñido, de mangas largas pegadas a los brazos, y cuyas escotaduras detrás y delante se cerraban por cordoncillos, y una falda ancha cosida al corpiño, de pliegues horizontales que ocultaba el cuerpo, pero sin pegarse a él para evitar el calor excesivo y permitir el paso del aire sobre la piel. Con la misma finalidad, algunos corpiños  se hallan adornados con estrechos volantes debajo de los brazos, a lo largo de las mangas. La técnica utilizada para conseguir estos pliegues consistia en emplear placas de madera para gofrar que, probablemente, se calentaban y se apretaban sobre el lino almidonado para formar una especie de acordeón.
Durante el Imperio Nuevo (de 1580 A-1090 dC) se extiende una especie de vestido-túnica unisex que, bajo la influencia del lujo de Tebas fue llevado como prenda de boato encima de la pampanilla o de un vestido opaco. Ligero, plisado y transparente, estaba tejido en gasa de lino blanco; tenia los bordes cosidos, unas hendiduras para pasar la cabeza y los brazos y un estrecho cordón que servia de cinturón.
El vestido se llevaba colgado recto o enrollado. El primero era bastante estrecho, una especie de funda que empezaba por debajo del cuello y se sujetaba en los hombros mediante tirantes, algunas veces estrechos y otras anchos para cubrir los pechos. Al parecer se completaba con un cinturón y una redecilla hecha con perlas de colores. Las telas podian ser de color azafrán, rojo vivo, o incluso verde, o adornadas con dibujos variados de tonos brillantes, tejidos o cosidos con aguja.
El vestido enrollado, que estuvo de moda durante el reinado de Tutmosis III (1505-1480 aC), utilizaba un gran trozo de Muselina plisada o rayada que formaba un faldón corto ceñido de la cintura y se enrollaba sobre el pecho. Este vestido corresponde a la época en la que Egipto expande su dominio hasta Siria septentrional y el Alto Éufrates. Fue entonces cuando Egipto recibió la influencia de los drapeados y de las telas enrolladas menos primitivos que los suyos, emparentados con las modas sumerias  y siriofenicias.
En la época Grecorromana, encontramos el vestido y el chal enrollados. Las mujeres utilizaban el clásico chal, de finura arácnea y de color blanco o azafranado, para protegerse del aire fresco o del calor del sol. Se prestaba a múltiples combinaciones Conjuntamente con la túnica y el vestido. Colocado plano sobre los hombros, sin drapear, constituia un atuendo ritual de tipo religioso y funerario que ocultaba los brazos hasta las manos, que quedaban al aire.

EL TRAJE MASCULINO

Ciertos elementos del traje egipcio (vestidos, túnicas, peluca) son comunes a los dos sexos, Mientras que otros siguen siendo atributo de los hombres.
La pampanilla cruzada se haya constituida por el clásico echarpe blanco enrollado alrededor de la cintura. Se trata de una pieza de lino larga y recta. Los obreros las utilizaban la sujetada por un cinturón ancho, sin adornos. Algunas de estas pampanillas lucen un plisado en uno de los costados; otras tripartitas plisadas y, denominadas shenti, a modo de slip.
Con Tutmosis IV (de 1425 una 1405 aC) aparece entre los miembros de la aristocracia de Tebas, la camiseta con mangas, atada alrededor del cuello, y el faldón plisado. Este traje caracteriza a la alta sociedad de Tebas. A partir del reinado de AmenofisIV (de 1405 un 1375 a.C.) el pedazo de tela con flecos que se percibe a veces en la escotadura de la falda pasa a llevarse por encima y llega a ser progresivamente el ancho delantal triangular, plisado y ahuecado, característico del traje de los funcionarios de la época.
El manto, de lino o de lana, se enrollaba alrededor de la cintura y forma un faldón, no volvió a aparecer hasta el Imperio Nuevo.

LOS PEINADOS Y LOS ADORNOS

Otra parte importante de la indumentaria egipcia era de la utilización de las "Pelucas". Realizadas con pelo natural y fibra vegetal.
Tanto las mujeres como los hombres se depilaban el cuerpo entero y la cabeza era elemento de dicha práctica. El pelo en un pais con calor intenso y la poderosa influencia del sol era poco querido entre los egipcios y eso se demuestra por el gusto, por parte de la mujer egipcia, en el uso de la peluca desde las primeras dinastías. Durante el Imperio Antiguo las pelucas serán de melena corta.
El peinado y las pelucas tenian un significado. No solo de adorno y de protección solar, sino tambien un significado especial, erótico.
Durante el Imperio Medio las pelucas cambian su formato e imitando la iconografía de la Diosa Hathor, ahora tendrá forma de rollo. En el Imperio Nuevo, las pelucas se vuelven pesadas. Pelucas con moños, bipartitas, tripartitas. Pero también existian pelucas sencillas, tan sencillas como el simple peinado trenzado con adornos de oro o con simples coronas nenúfares. Como en casi todo, en la época de Amarna, se vuelve a la peluca corta del Imperio Antiguo, pese a que, finalizado dicho período se volvió a la peluca larga.
Las pelucas se guardaban en cajas y se han encontrado "tenacillas" para ondular el pelo de las mismas y hasta se ha encontrado, en algunas pelucas, resto de cera de abeja, cuyo uso era para las fijar las ondas.

Los amuletos al igual que los adornos tenian un papel benéfico.
Los aretes y pendientes aparecen en la dinastía XVIII, para el uso del rey, la reina y miembros de la familia real. Suelen ser enormes y pesados.
A parte de amuletos, como escarabajos llevados en la muñeca izquierda, los egipcios que no pertenecían al entorno real o principesco no llevaban joyas, estas se reservaban para los difuntos y las divinidades. Los adornos estaban confeccionados con metales y piedras precioss (oro, plata, lapislázuli, turquesa, rojo jaspe, feldespato verde, etc ..) o bien con imitaciones en pasta de vidrio.
A partir del Antiguo Imperio, una gorguera o collar ousekh, adorna el cuello de los grandes dignatarios. Este collar, hecho de perlas tubulares y esféricas multicolores, se lleva directamente sobre la piel o sobre una camiseta. Se extiende sobre el pecho, realzando la cabeza y se ata detrás del cuello.
Los brazaletes simples o compuestos, así como otros accesorios, son esencialmente simbólicos y funerarios; realizados con redecillas de perlas o de oro, se llevaban en gran número en los antebrazos.
Los egipcios y egipcias se pintaban la parte inferior del ojo con polvo de galena (negro) o de chrysocola (verde) para ahuyentar a los insectos y otros animales transmisores de enfermedades oculares. Algunas egipcias tambien se pintaban los labios. Otras se frotaban el dorso de las manos y de los pies con Henna para suavizar la piel y teñir las uñas de color naranja.   
                                           

EL CALZADO
Era un elemento de boato y no se diferenciaba entre sexos. Consistía en sandalias de cuero trenzado o de papiro, algunas eran planas, otras envolvían el pie y otras tienen la punta levantada. La zarria de sujección pasaba entre el primero y el segundo dedo del pie y se reunía en la garganta del pie con otras ataduras que formaban estribo y se anudaban detrás del talón.
Se procuraba no desgastar estas sandalias, que formaban parte de los signos de riquieza, generalmente se llevaban en la mano para ponerselas al llegar al destino. A menudo, aparecen colocadas en un lugar preeminente en el ajuar que acompaña al difunto hacia su ultima morada
                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada